Letanías de la Santísima Virgen María

2020-03-28

Contenido

litanies of the holy rosary

Para muchos, es habitual hacer esto al final de la oración del Santo Rosario, para completar los «piropos» que se han elevado a la Madre de Dios en cada cuenta. Sin embargo, las letanías no tienen que ser parte de una ceremonia o un rosario para poder ser expresadas. Por tanto, es natural que las letanías marianas hayan fluido desde la antigüedad, como súplica, oración o alabanza, y nada más que los títulos y reconocimientos con los que la Iglesia naciente reconoció la grandeza y predilección de Dios por su Madre. EL SANTO ROSARIO DE LA BENDITA VIRGEN MARÍA Señal de la Cruz En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Través de Jesucristo nuestro Señor. Gracias por tener esto para que podamos orar con EWTN durante esta pandemia. Gracias por permitirnos encontrar fácilmente esta oración.

Tarjeta de letanías del Espíritu Santo

litanies of the holy rosary

, en un panorama fantástico de la vida y las virtudes de Nuestra Señora. El católico practicante ya conocerá un buen número de estos títulos. La idea de “un peregrinaje a pie” le ayudará a realizar este ejercicio como lo haría en cualquier peregrinaje: un paso a la vez. El título denota la perfección personal de María y su privilegio de la maternidad divina.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Todo cristiano puede manifestar su amor por Dios, los san pancracio santos o María enunciándolos de manera personal, para fortalecer mejor su relación filial con lo divino.

litanies of the holy rosary

Toda devoción católica comienza con Dios. Este grupo nos facilita el ejercicio muy bien porque incluye un título para cada Persona Divina y otro para la Trinidad en su conjunto, seguido, por supuesto, de la petición de que Dios “tenga misericordia de nosotros”. Haga una tarjeta adicional para el grupo san jose de Dios si es necesario. Una letanía es una cadena de títulos e imágenes. Para poder memorizar las Letanías de Loreto, debemos considerar nuestra memorización como una especie de viaje en el que “pasamos” y nos familiarizamos con los títulos, o mejor aún, los “recorremos”, sumergidos, por así decirlo.

Jesús, Hijo de la Virgen María, ten piedad de nosotros. Jesús, amable, san alejo ten piedad de nosotros. Jesús, admirable, ten piedad de nosotros.

Cds Rosario Infantil

Dios, Padre Celestial, ten piedad de nosotros. Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros. Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros. Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros. Jesús, Hijo del Dios vivo, ten piedad de nosotros.

Aparta de mí todo peligro, aumenta en mí el horror por el pecado y el amor por todo lo bueno. Sé mi consejero y consolador en todos los asuntos de mi vida, y cuando mi san jose vida llegue a su fin, conduce mi alma a través del valle de la muerte al reino de la paz eterna, para que en la eternidad podamos alabar a Dios y regocijarnos juntos.

  • Del descuido de tus inspiraciones, líbranos, Jesús.
  • De las trampas del diablo, líbranos, Jesús.
  • Ten misericordia, escúchanos con gracia, Jesús.
  • Del espíritu de fornicación, líbranos, Jesús.

Ella fue la casa donde Dios habitó durante los nueve meses en su vientre, y por él fue una casa de oro, adornada por el Creador con las virtudes más preciosas.

Gracias por todas las oraciones y ayúdanos a estar más cerca de ti. Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has encomendado de alegrar al mundo entero, concede, te suplicamos, que por intercesión de la Virgen María, su madre, podamos alcanzar los gozos eternos. vida, por el mismo Cristo nuestro Señor. Sobre todos los Religiosos en su vida de oración, envía tu bendición, oh Señor.

Jesús, esplendor del Padre, ten piedad de nosotros. Jesús, Brillo de Luz eterna, ten piedad de nosotros. Jesús, Rey de Gloria, ten piedad de nosotros. Jesús, Sol de Justicia, ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, Dios Espíritu Santo, Santísima Trinidad, un solo Dios, Santa María, ruega por nosotros. Letanías de la Santísima Virgen María. Esta hermosa letanía de la Santísima Virgen María es solo una de las seis letanías aprobadas para la recitación pública por la Iglesia Católica.

Oremos, Dios Todopoderoso y eterno: Tú has designado a tu Hijo unigénito como Redentor del mundo y has querido ser apaciguado por su sangre. Concédenos, te lo suplicamos, que podamos adorar dignamente este precio de nuestra salvación y que por su poder seamos salvaguardados de los males de la vida presente para que podamos regocijarnos en sus frutos para siempre en el cielo. Oremos, Señor Jesucristo, que la Santísima Virgen María, tu Madre, cuya alma fue traspasada por la espada del dolor en tu pasión, implore tu misericordia por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte.

Realiza un comentario