Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia

2020-04-08

Contenido

marialis cultus 6

y resumiendo las situaciones más características de la vida de una mujer. Esto muestra la necesidad de que las conferencias episcopales, las iglesias locales, las familias religiosas y la comunidad de fieles promuevan una verdadera actividad creadora y, al mismo tiempo, procedan a una cuidadosa revisión de las expresiones y ejercicios de piedad dirigidos a la Santísima Virgen. Estos se encuentran en los himnos -que incluyen varias obras maestras de la literatura universal, como la sublime oración de Dante a la Santísima Virgen- y en las antífonas que completan el Oficio diario.

marialis cultus 6

Iglesia Católica

A estas invocaciones líricas se ha sumado la conocida oración Sub tuum praesidium, venerable por su antigüedad y admirable por su contenido. Otros ejemplos se encuentran en las oraciones de intercesión en Laudes y Vísperas, oraciones que expresan con frecuencia el recurso confiado a la Madre de misericordia. Por último, hay selecciones del vasto tesoro de escritos sobre la Virgen compuestos por autores de los primeros siglos cristianos, de la Edad Media y de la época moderna. Al examinar los textos del Misal revisado, vemos cómo los grandes temas marianos del libro de oraciones romano han sido aceptados en perfecta continuidad doctrinal con el pasado.

En el misterio de la maternidad de María confiesan que ella es la Madre de la Cabeza y de los miembros, la santa Madre de Dios y, por tanto, la Madre providente de la Iglesia. Al concluir estas observaciones, que dan prueba de la preocupación y estima que la Sede Apostólica tiene por el Rosario de la Santísima Virgen, deseamos al mismo tiempo recomendar que esta devoción tan digna no se propague de una manera que sea demasiado unilateral o exclusivo. El Rosario es una oración excelente, pero los fieles deben sentirse serenamente libres en su respeto. Deberían sentirse atraídos por su recitación tranquila por su atractivo intrínseco.

  • Señaló que todos los elementos de la vida de oración de la iglesia, incluidas las devociones marianas, deben inspirarse en la Biblia y armonizar con la liturgia.
  • La segunda parte se centra en lo que debería / sucederá en las devociones marianas de la Iglesia en el futuro.
  • La primera parte analiza la historia de las devociones marianas del catolicismo, así como su razón de ser.
  • la práctica piadosa de los primeros viernes del mes que se deriva de las «grandes promesas» hechas por Jesús a santa Margarita María.
  • a María por la Iglesia, es decir, intenta asegurarse de que todas las celebraciones litúrgicas marianas y las expresiones públicas de devoción se alineen con la doctrina establecida.

«Todos los que llevamos este santo hábito del Carmelo estamos llamados a la oración y la contemplación» y la humildad. Sería fácil multiplicar tales referencias al hábito carmelita por los santos y escritores espirituales del Carmelo. Los símbolos vivientes necesitan una revitalización continua. Para nosotros, esto implicó el sentido de la protección de María a los carmelitas y el poder de su intercesión por nuestra salvación.

Esto muestra la necesidad de que las conferencias episcopales, las iglesias locales, las familias religiosas y las comunidades de fieles promuevan una auténtica actividad creativa y al mismo tiempo procedan a una cuidadosa revisión de las expresiones y ejercicios de piedad dirigidos a la Santísima Virgen. Nos gustaría que esta revisión fuera respetuosa de la sana tradición y abierta a las legítimas peticiones de la gente de nuestro tiempo. san pancracio Por tanto, venerados hermanos, parece oportuno proponer algunos principios de actuación en este campo. La Liturgia de las Horas, el libro revisado del Oficio, también contiene ejemplos destacados de devoción a la Madre del Señor. Estos se encuentran en los himnos, que incluyen varias obras maestras de la literatura universal, como la sublime oración de Dante a la Santísima Virgen, y en las antífonas que completan el Oficio diario.

Sin embargo, no quisiéramos que esta huella bíblica fuera meramente un uso diligente de textos y símbolos hábilmente seleccionados de las Sagradas Escrituras. Lo que se necesita es que los textos de oraciones y cánticos se inspiren y se redacten en la Biblia y, sobre todo, que la devoción a la Virgen esté impregnada de los grandes temas del mensaje cristiano. Esto garantizará que, al venerar el Trono de la Sabiduría, los fieles a su vez sean iluminados por la palabra divina y se sientan inspirados a vivir su vida de acuerdo con los preceptos de la Sabiduría Encarnada. El Concilio Vaticano II también nos exhorta a promover otras formas de piedad junto con el culto litúrgico, especialmente las recomendadas por el magisterio. Sin embargo, como es bien sabido, la piedad de los fieles y su veneración a la Madre de Dios ha tomado muchas formas según las circunstancias del tiempo y el lugar, las diferentes sensibilidades de los pueblos y sus diferentes tradiciones culturales.

En segundo lugar, hay una fase de dogma o reflexión sobre el símbolo. El Carmelo vio el Escapulario en gran parte en términos de su comprensión de María como Patrona, la que cuidaba de sus Hermanos, quienes a su vez la servían. En este período de reflexión, se entendió que el cuidado de María se extendía más allá de la muerte y se veía especialmente en su solicitud por nuestra salvación santa rita y por nuestra pronta liberación del Purgatorio. Una tercera etapa en la vida de los símbolos se encuentra cuando se pierde el contacto con la experiencia original. En este momento, o el símbolo es ignorado o es recibido con escepticismo, mientras que otras personas se aferran ciegamente al símbolo en una especie de fideísmo, que no atiende a su origen ni a su significado.

marialis cultus 6

Así, por ejemplo, tenemos los temas de la Inmaculada Concepción y la plenitud de gracia de María, la maternidad divina, la virginidad inmaculada y fecunda, el Templo del Espíritu Santo, la cooperación de María en la obra de su Hijo, su santidad ejemplar, su intercesión misericordiosa. También vemos cómo otros temas, en cierto sentido nuevos, se han introducido en igualmente perfecta armonía con los desarrollos teológicos de la actualidad. Así, por ejemplo, tenemos el tema de María y la Iglesia, que se ha insertado en los textos del Misal en una variedad de aspectos, variedad que coincide con las múltiples y variadas relaciones que existen entre la Madre de Cristo y la Iglesia. Por ejemplo, en la celebración de la Inmaculada Concepción cuyos textos reconocen el comienzo de la Iglesia, Esposa inmaculada de Cristo. En la Asunción reconocen el comienzo que ya se ha hecho y la imagen de lo que, para toda la Iglesia, aún debe realizarse.

Las familias que quieran vivir plenamente la vocación y la espiritualidad propias de la familia cristiana deben, por tanto, dedicar todas sus energías a superar las presiones que obstaculizan las reuniones familiares y la oración en común. Al contemplar a María y su misión, estas diferentes generaciones de cristianos, viéndola como la Mujer Nueva y la cristiana perfecta, encontraron en ella como virgen, esposa y madre el tipo sobresaliente de feminidad y el ejemplo preeminente de vida vivida de acuerdo con los Evangelios.

Santa envidia ¿Cómo institucionalizado …

marialis cultus 6

Pero no hay duda de que, después de la celebración de la Liturgia de las Horas, punto culminante al que puede llegar la oración familiar, el Rosario debe considerarse como una de las mejores y más eficaces oraciones en común a las que está invitada la familia cristiana. Nos gusta pensar, y esperamos sinceramente, que cuando la reunión familiar se convierte en un momento de oración, el Rosario es una forma san jose frecuente y preferida de rezar. Somos muy conscientes de que el cambio de las condiciones de vida de hoy no facilitan las reuniones familiares y que, incluso cuando esa reunión es posible, muchas circunstancias hacen que sea difícil convertirla en una ocasión de oración. Pero es característico del cristiano en su forma de vida no ceder a las circunstancias, sino superarlas, no sucumbir sino esforzarse.

Así, por ejemplo, tenemos los temas de la Inmaculada Concepción y plenitud de gracia de María, la maternidad divina, la virginidad inmaculada y fecunda, el Templo del Espíritu Santo, la cooperación de María en la obra de su Hijo, su santidad ejemplar, su intercesión misericordiosa. En el misterio de la maternidad oraciones a la virgen maria de María confiesan que es la Madre de la Cabeza y de los miembros, la santa Madre de Dios y, por tanto, la Madre providente de la Iglesia. De su aguda conciencia de que el hábito del Carmelo es de María, Santa Teresa de Jesús extrae las implicaciones concretas para la vida de sus miembros, p.

Realiza un comentario